Home » Que Es Hoy? » Carta abierta al Lic. Otto Cordero, Director UASD-Puerto Plata

Carta abierta al Lic. Otto Cordero, Director UASD-Puerto Plata

Después de un caluroso saludo, sirva la presente, para solicitarle que someta ante el Consejo Universitario, que la biblioteca UASD–Puerto Plata, lleve el nombre del Lic. Julio Ramón de Láncer González (a) Ban, quien trabajó por muchos años en la sede Central de la UASD como empleado y bibliotecólogo, siendo él uno de los primeros dominicanos que ese alto centro de estudios envió a Medellín, Colombia a estudiar la carrera de Bibliotecología en 1970.

Julio Ramón de Láncer González nació en la ciudad de Puerto Plata, el 11 de abril de 1938, hijo de los señores Clodomiro de Láncer y Adela González, ambos fallecidos.

A los cinco años se fue a vivir con sus padres y hermanos al barrio de Los Callejones de Puerto Plata (hoy Ensanche Dubocq), en donde vivió hasta el año 1961. Ya en los años 1952—53 había terminado el 8vo. Curso. No pudo ingresar a la Normal de inmediato por los estrechos recursos económicos de sus padres. Entonces en los años 1953 y 1956 logró terminar la mecanografía en la Escuela Comercial Luisa de Lemos, que dirigía la distinguida profesora doña Dolores Suárez.

En 1956 su padre consiguió colocarlo como sirviente en la Comandancia de Puerto Plata, que era ya lo último que podía hacer por su hijo. En esa institución perdura hasta 1959, y, gracias a diligencias que hizo con el señor Hermes Quezada, Inspector Especial de Aduanas, en ese tiempo, ingresó como mensajero de la aduana de Puerto Plata.

En esa entidad logró alcanzar el puesto de Oficial, el cual desempeñó con gran honestidad y con eficiencia, tal como lo demuestra la copia de una carta que firmara el Colector, Luis Eduardo Dottin, cuando dejó de pertenecer la aduana de Puerto Plata en 1963.

De la aduana salió cancelado. Lo canceló el Director General de Aduanas, porque él, Julio Ramón de Láncer González, no estaba de acuerdo con las cancelaciones masivas ejecutada por el Director de entonces. El no era político partidista, era humanitario, y en defensa de sus compañeros le salió al frente a este prepotente funcionario.

Poco tiempo después, en ese año 1963, consiguió trabajar en el Banco Agrícola, sucursal Puerto Plata. Ahí también entró como mensajero; pero ya Julio Ramón de Láncer González estaba haciendo el bachillerato. A propósito de Julio Ramón fue de los jóvenes que lucharon por la apertura de las clases nocturnas de bachillerato, cosa que se logró en 1962. El fue de la primera promoción que tuvo el Liceo Nocturno Ana Isabel Jiménez, de Puerto Plata en 1966.

En el Banco Agrícola, sucursal Puerto Plata desempeñó tres cargos, pero ya en el último, en espera de ascenso, es despedido. En esta institución bancaria también protestó por malversaciones de fondos que hubo en la Oficina Principal. Al ser cancelado en 1966, formó parte con otros compañeros cancelados, en una huelga de hambre que duró 9 días en el Parque Independencia de Santo Domingo, reclamando la reposición y que se cancelara al administrador del Banco, Lic. Rafael David Castillo. Esta huelga fue disuelta a tiros y culatazos por la policía. Los huelguistas tuvieron que levantarla.

En 1967 decidió irse a vivir a Santo Domingo. El 27 de abril de ese año ingresó a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), sede Central, como empleado, después de haber participado en un concurso para Auxiliar de Oficina. Aprovechó la coyuntura de ser empleado   de la UASD, y ser Bachiller, se inscribió en el Colegio Universitario (CU); lo terminó, ingresando de inmediato en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Comenzó estudiando Economía.

En la Facultad de Derecho de la UASD de vez en cuando atendía la Biblioteca. De ahí fue una vez que se presentó un concurso para Auxiliar de Biblioteca, participó Julio Ramón de Láncer González, y salió vencedor.

Entonces ya Julio Ramón de Láncer González estaba entre los libros. En ese tiempo (1968) había en la biblioteca una colombiana de asesora y la UASD necesitaba enviar personas a estudiar la carrera de Bibliotecología. Dentro de las personas que se escogieron, Julio Ramón de Láncer González fue uno de ellos. Partiendo en enero de 1970 para Medellín, Colombia, a estudiar Bibliotecología.

El Licenciado Julio Ramón de Láncer González regresó de Colombia en 1972, hecho un profesional en el campo de los libros y de las bibliotecas.

Pero Julio Ramón no se contentó con sólo haber aprendido la Bibliotecología, sino   que se empeñó en comunicarla, y en 1972, después de regresar, empuñó su pluma y comenzó a escribir, a hablarnos de sus experiencias. Los periódicos El SolEl NacionalÚltima Horala revista El BomberoEl Universitario, la revista AhoraEl Papiro y otros más órganos de difusión, acogieron sus escritos de él en sus páginas, para que nos metiéramos en ese campo tan brumoso y espeso como lo es el de las bibliotecas en nuestro medio.

En ese mismo año de 1972, a través de su columna de El Nacional intitulada Inquietudes, comenzó una campaña para la reapertura de la Biblioteca de la Sociedad Cultural Renovación, de Puerto Plata, fundada el 7 de mayo de 1928.

También, ayudó al Club Deportivo—Cultural Gregorio Luperón, de Puerto Plata, en conseguirle en donación libros e incluso cuando murió De Láncer González, su esposa Nidia De de Láncer, hoy Licenciada en Bibliotecología donó su biblioteca a dicha institución, que a propósito estará cumpliendo su 50 aniversario de fundación, el próximo 12 de abril del presente año (2018).

Como profesor, además, le sirvió a la carrera que estudió. En 1974 ganó un concurso en la UASD para impartir la asignatura de Técnicas de la Investigación. Además, Julio Ramón llegó a dominar tres idiomas español, inglés y francés.

De Láncer se desempeñaba, además, de ser profesor, como bibliotecólogo de un equipo que organizaba bibliotecas de las diferentes Facultades de la UASD. Al mismo tiempo asesoraba a las bibliotecas del Hospital Moscoso Puello y el Consejo Nacional de Población y Familia, de Santo Domingo.

Anduvo el territorio nacional dando charlas, cursos y conferencias sobre su especialidad en clubes, escuelas e instituciones profesionales y culturales.

La Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, de Santo Domingo, recogió parte de sus artículos de su columna de El Nacional, en un libro bajo el mismo título de Inquietudes.

Como padre fue todo un ejemplo para sus cinco hijos.

Julio Ramón de Láncer Gonzalez, murió en Santo Domingo, el 12 de agosto de 1978, su cadáver fue traído y enterrado en el cementerio municipal de su ciudad natal de Puerto Plata, al otro día.

Señor Director del CURA—UASD de Puerto Plata, con la designación de su nombre a la biblioteca, se estaría rescatando del olvido a ese gran puertoplateño y uno de los primeros bibliotecólogos dominicanos, como lo fue el Lic. Julio Ramón de Láncer González.

Muy atentamente,

Juan Ventura

Deja un comentario

x

Check Also

Las muertes de Amaury Germán y sus compañeros de los “Comandos de la Resistencia”

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-La permanente y tensa situación política que vivió la República Dominicana durante los doce años de gobierno ...