W3Counter
Un discurso y dos panfletos - Noticias POP
Home » Opinion » Un discurso y dos panfletos

Un discurso y dos panfletos

Danilo Medina habla tan distanciado de lo que dice, que ejercita siempre una salmodia de ventrílocuo. Él mismo no cree lo que pregona. El rostro divorciado de la palabra lo dejan ver como un manipulador consciente que se aprovecha de la ignorancia y la miseria material de este país, para robarnos incluso la realidad más cruda. Ni siquiera es buen orador, sino la viva estampa del “parecer” sobre el “ser”. Aunque, hablando desde el poder, se juzga a sí mismo dueño de un dechado de saberes que le llegan por ósmosis. Ayer lo vi hablando desde el Palacio, y me quedé azorado mirándole los guindajos de la retórica. ¿Quién habita ese país que él describe? ¿Cómo es posible que el gobernante de todos los dominicanos hable como si no ocupáramos el mismo espacio geográfico, como si la realidad se pudiera esfumar con el signo suficiente del lenguaje? ¿Cómo puede alguien, cuya responsabilidad es resolver nuestros problemas pretender diluir la realidad que todos los dominicanos sufrimos  día por día? ¿Puede alguien que es Presidente de la República creer que habla y actúa por azar, cuando sus mentiras prefiguran nuestro destino? ¿Somos un país de clase media? ¿ Es verdad que su gobierno ha logrado transformar la vida verdadera en los barrios? ¿Es verdad que estamos a un tris de alcanzar a los países desarrollados? ¿El sistema hospitalario no tiene nada que envidiarle al de  los países ricos? ¿Hay empleos abundantes para los jóvenes que entran a la etapa de ser económicamente productivos? ¿Es verdad que su gobierno acabó con el 47 % de dominicanos hacinados en la línea de la pobreza?   Uno no sabe a qué atenerse, cuando habla Danilo.

PRIMER PANFLETO

Vivimos en un país subjuntivo. El país que describen los políticos dominicanos cuando hablan desde el poder no existe, es un subjuntivo destinado a aplacar la decepción de la historia. Más de ciento cincuenta años de autoritarismo es flagrantemente una violencia empotrada en la personalidad nacional. La gente dice y repite que de alguna manera todos llevamos un “trujillito” por dentro, y si las palabras deben ser usadas para comprender y explicar, no para controlar y oprimir, ese “trujillito” por dentro es una advertencia respecto de una historia de azarosas complacencias opresivas. ¿Es posible que, después de treinta y un años de dictadura, vivamos de nuevo la atmósfera de la opresión y el desasosiego del poder absoluto? ¿Cómo imaginar una justicia que disfraza “jueces” poniéndoles togas y birretes a militantes del PLD, y dotándolos de un rostro marmóreo, inmune a la repulsa social? ¿No es el juego formal de la democracia en el discurso lo que vivimos, mientras los miembros del partido oficial hacen lo que les da la gana con los dineros públicos, y nada pasa, y un manto de impunidad los cubre? Ni el progresismo evolucionista, ni el racionalismo democrático han normado la vida de relación del dominicano. Ese “trujillito” que llevamos por dentro salta de donde menos lo esperamos. Y ahí está, impertérrito, recién estrenado.

SEGUNDO PANFLETO

No me quiero apabullar a mí mismo con la metafísica de la certeza, pero aquí como que no ocurre nada. Nuestro modelo continuista no registra las etapas por las cuales pasan los pueblos a través del tiempo. La historia no es una novela, pero aquí como que regresan los mismos pendejos a “salvarnos”. No hay historia en éste país, sino arqueología. Y es por eso que escribo estos panfletos que comienzan con Danilo Medina hablando desde el palacio, desplegando su incompetencia tras los discursos rituales. Este es un país subjuntivo, sólo existe en el futuro, se proyecta como posibilidad, casi antítesis del amargo de retama del presente. Y mientras tanto, quienes nos gobiernan nos roban el presente, se lo roban todo. Esa es la disyuntiva subversiva, porque hasta podríamos haber aceptado nuestro destino de vivir en ése país subjuntivo que una boca mentirosa nos pinta; pero, ¿y qué hago con el presente?

Deja un comentario

x

Check Also

Diferencias y similitudes

Se reeligió con variadas truculencias durante 30 años, hasta 1911, cuando tuvo que salir huyendo. La corrupción fue uno de ...