Ave. Gregorio Luperón (Malecon)

Ave. Gregorio Luperón (Malecon)

734
0

Esta avenida se inicia en el Parque Nacional de la Puntilla, lo cual constituye su extremo Norte y es el límite Noreste de la “Zona Histórica de Puerto Plata”, teniendo su término en el “Balneario Colon” o “Playa de Long Beach”, originalmente “Playa San Carlos”, en su extremo Este, se denomino técnicamente durante su etapa de planeamiento y construcción, como “Avenida de Circunvalación Norte”.

Desde los primeros años del siglo, el filántropo y político Ricardo Limardo (Don Bubul), había propugnado por la construcción de una vía que bordeara el litoral Atlántico de la Ciudad.

Dicha avenida lleva el nombre benemérito del General Gregorio Luperón, puertoplateño a quien se le reputa como la Primera Espada de la Restauración.

Fue inaugurada el 8 de septiembre de 1971, con motivo de cumplirse el 132 aniversario del nacimiento del héroe.

Hijo de Pedro Castellanos y Nicolasa Duperon o Luperón, el pequeño Gregorio desde temprana edad se vio en la obligación de ocuparse de variados oficios para ayudar a la economía familiar. Aprendió las primeras letras con el reverendo metodista William Towler.

A los 14 años de edad, fue encargado por Don Pedro Dubocq como encargado de los cortes madereros que este poseía en la región de Jamao.

Proclamada la Anexión a España, Luperón protesta por este hecho contra la patria, y es hecho prisionero, escapando luego de golpear a uno de los guardianes. Pasa a Haití, luego a Estados Unidos, Jamaica y otras naciones y regresa al país, entrando clandestinamente amparado bajo el pseudónimo de Dr. Eugenio, participando en la Línea Noroeste en la preparación del Grito de Capotillo.

De la guerra de la Restauración, Luperón vistiendo por meritos propios las presillas de General, sale convertido en uno de los prohombres del Partido Azul o Nacional. Se opone al regreso al poder de Buenaventura Báez, y se ve obligado a abandonar el país, pero a los pocos meses esta de regreso integrando el movimiento llamado del triunvirato.

A partir de 1868, en que asume nueva vez Báez, Luperón se ve obligado a abandonar el territorio nacional, desplegando desde su exilio una intensa campaña contra las pretensiones anexionistas de Báez, organizando una expedición armada a bordo del vapor “El Telégrafo”, rebautizado por Luperón como “El Restaurador”.

Derrocado Báez por la Revolución Unionista nacida en Puerto Plata en 1873, y electo el General Ignacio María González, Presidente Constitucional de la República puede Luperón retornar al país.

Un atentado en su contra en enero de 1876, produce el movimiento conocido como la “La Evolución”, que provocaría la renuncia de González a la Presidencia y la ascensión de Ulises Francisco Espaillat al poder. Luperón desempeña el cargo de Ministro de Guerra y Marina de dicho Gobierno, que apenas tenía 7 meses en el ejercicio cuando fue derrocado.

El 6 de Octubre de 1879, Luperón inicia en Puerto Plata un movimiento que derroca al gobierno del General Cesáreo Guillermo, asumiendo la Presidencia Provisional, formando Gobierno en Puerto Plata, ciudad que declara Capital Provisional de la República.

Al ser elegido el sacerdote Fernando de Meriño como presidente de la República en 1880, Luperón es designado Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante distintos gobierno de Europa.

Instaurada la dictadura de Ulises Heureaux, Luperón se exilia en Saint Thomas. Gravemente enfermo de un cáncer en la garganta, es buscado personalmente por el General Heureaux, muriendo en su Puerto Plata natal, el 21 de mayo de 1897.