La glorieta de Puerto Plata

La glorieta de Puerto Plata

1071
0

El General Gregorio Luperón se apersonó el 20 de noviembre de 1885 en el salón de sesiones del Ayuntamiento del Municipio de Puerto Plata, presidido a la sazón por Miguel A. Peralta y sus miembros regidores eran Pedro María Garrido, Juan Gómez, Enrique Pou y José Ovidio Menar y le presentó a los mismos un diseño de un kiosco que se proponía edificar en el centro del Parque de Recreo, y expresó que solo deseaba de dicho Ayuntamiento que el mismo hiciera “fabricar lo cimientos de ese edificio, pues él sufragará los demás gastos” (Libro de Actas de sesiones del Ayuntamiento, correspondiente a los años 1885 al 1888, folio 39).

La Sala Capitular apoyó la propuesta sometida a su consideración por el General Luperón, pero condicionando el efectuar la construcción dichos cimientos al momento en que se diera origen a la obra.

Nuevamente el general Luperón visitó por segunda vez la Sala Capitular, en fecha 6 de abril de 1886, en compañía del reconocido comerciante puertoplateño Cosme Batlle y le informó a éstos que luego de hacer las diligencias necesarias y obtenido informes fidelignos sobre el particular, “resulta que el material del kiosco cuesta 1020 libras esterlinas en oro, puesto a bordo en Inglaterra”, por lo que los dos visitantes, es decir, Luperón y Batlle convinieron poner a la disposición de ese Honorable Ayuntamiento la suma de cinco mil pesos, para que proveyendo el importe del flete, desembarque e instale el Kiosco y el Ayuntamiento tomara a su cargo dicha obra de construcción. El Cabildo nombró a E. M. Kunhardt  para que hiciera una evaluación al respecto y emitiera su opinión.

A los tres días siguientes de la visita de Luperón y Batlle, el señor E. M. Kunhardt, encargado de Obras Municipales, presentó su informe a la Sala Capitular y le decía que sólo el traslado del kiosco de Inglaterra costaría ocho mil pesos.

El señor Miguel A. Peralta, en calidad de Gobernador del Distrito Marítimo de Puerto Plata, se dirige en fecha 7 de febrero de 1891 al Ayuntamiento de Puerto Plata y le solicita que la Sala Capitular convoque una reunión extraordinaria para conocer la propuesta que hiciera el General Luperón cuando éste dirigía ese Cabildo en 1886.

Los regidores José Tomás Jiménez, Zenón de la Cruz, Emilio Bordas, el licenciado Carlos Alberto Zafra, José Ovidio Menard. El licenciado Zafra, vicepresidente en funciones de éste edilicio, en razón de que su presidente, Jorge Curiel, se hallaba ausente. Teófilo Meyreles, síndico municipal no asistió a la sesión. En la indicada sesión participó también el Gobernador, señor Peralta, quien acotó lo siguiente: en su anhelo de darle impulso como autoridad y como individuo particular, al progreso de esta localidad en todas sus manifestaciones, había concebido el proyecto de construcción de un kiosco en el Centro de Recreo de esta ciudad, con la ayuda espontánea que le prestaran algunos individuos y con la eficaz cooperación que no dudaba, le brindaría esta Corporación, cuyo entusiasmo por el ornato público era manifiesto.

A partir de esa sesión, los trabajos de construcción fueron aprobados y el día 1 de julio de 1892, los señores Manuel Cocco Alum y Miguel A. Peralta informaban que en la construcción del indicado kiosco se había producido un déficit de $453.00, y que ponían a disposición del Ayuntamiento la edificación totalmente terminada por completo.

Ojalá que no se siga diciendo que ésta fue construida en 1880, cuando verdaderamente sucedió en 1892.

SHARE
Artículo Anterior Virginia Elena Ortea
Próximo Articulo Rafael Solano