Home » Internacionales » Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzan un ataque contra Siria en respuesta al supuesto uso de armas químicas por Bashar al Asad

Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzan un ataque contra Siria en respuesta al supuesto uso de armas químicas por Bashar al Asad

“Misión cumplida”, declaró este sábado el presidente Donald Trump sobre el ataque militar que ordenó durante la noche contra Siria.

“Fue un ataque perfectamente ejecutado”, agregó.

Estados Unidos, con el apoyo de Francia y Reino Unido lanzaron la acción militar conjunta en respuesta al supuesto uso de armas químicas en Douma por el gobierno de Bashar al Asad.

La ofensiva, limitada a una noche, fue anunciada por el presidente Donald Trump en un mensaje televisado el viernes, en el que aseguró que se trataba de “ataques de precisión contra objetivos relacionados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al Asad”.

Francia y Reino Unido confirmaron que también secundaron la acción de Estados Unidos en Siria.

Este sábado Trump tuiteó agradeciendo a ambos países por “su sabiduría y el poder de su excelentes fuerzas armadas”.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/985130802668294144

“Muy orgulloso de nuestras grandiosas fuerzas armadas”, agregó Trump.

“Agresión”

Anteriormente, Rusia había advertido de una guerra con Estados Unidos si los ataques ocurrían.

Después de los mismos, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, describió los bombardeos como un acto de agresión y solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Moscú respondió a través de su embajador en Washington que “tales acciones no se quedarán sin consecuencias y que “toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París”.

El ayatolá Alí Jamenei, el líder supremo de Irán, el otro aliado de Siria, tildó a los mandatarios de EE.UU., Reino Unido y Francia de “criminales” y añadió que no ganarían nada con el ataque.

El gobierno de Al Asad, que niega haber usado armas químicas, denunció “una flagrante violación del derecho internacional”.

El presidente Emmanuel Macron dijo que, para Francia, el uso de armas químicas había cruzado una línea roja.

La primera ministra británica, Theresa May, declaró que los ataques enviaban un mensaje claro al gobierno de Siria y a cualquier otro que creyera que podía usar armas químicas con impunidad.

Aunque algunos parlamentarios de oposición criticaron que no se haya debatido la respuesta militar y que la primera ministra sólo estaba siguiendo las órdenes de Donald Trump, May aseguró que la acción conjunta de Reino Unido, EE.UU. y Francia había sido “correcta y legal”.

“Pienso que es justo que la comunidad internacional haya actuado unida y haya dicho que no aceptaremos esto”, señaló.

En Damasco, se reportaron explosiones y humo en las proximidades de la ciudad,principalmente en el distrito de Barzeh, mientras la televisión estatal siria aseguró que fuerzas del gobierno confrontaron el ataque con defensas antiaéreas y derribaron varios misiles.

El presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Joseph Dunford, señaló cuáles fueron los tres objetivos principales:

  • Una instalación de investigación científica en Damasco, supuestamente conectada a la producción de armas químicas y biológicas
  • Una instalación de almacenamiento de armas químicas al oeste de la ciudad de Homs
  • Un almacén de supuestos equipos de armas químicas y un importante puesto de mando, también cerca de Homs

Dunford confirmó que en los ataques se usaron misiles Tomahawk y agregó que no se notificó a Rusia con antelación, aunque indicó que se tomaron medidas para no bombardear objetivos de Moscú en Siria.

Sin embargo, en la mañana del sábado, el Ministerio del Interior de Francia contradijo al alto mando militar estadounidense al asegurar que sí se había alertado a Moscú antes de las operaciones.

De hecho, el gobierno sirio aseguró que había evacuado los objetivos del ataque por un aviso de los rusos.

El Ministerio de Defensa de Rusia calculó que unos 100 misiles fueron lanzados durante la operación y que “un número significativo” de ellos fueron interceptados.

Los motivos

La orden dada por Trump responde al supuesto ataque con armas químicas del sábado pasado en Douma, zona de las afueras de Damasco, del que acusan al gobierno de Bashar al Asad y que Rusia considera un montaje.

Cuando Trump anunció su intención de atacar Siria esta semana, Rusia dijo que derribaría cualquier misil y atacaría las plataformas desde los que fueran lanzados.

No obstante, el secretario de Defensa de EE.UU., Jim Mattis, indicó que no había información de bajas militares o aviones derribados de su país, Francia o Reino Unido, aunque reiteró que se trataba de datos preliminares.

De acuerdo con el jefe del Pentágono, no estaban previstas nuevas operaciones en Siria tras estos ataques contra objetivos precisos.

Horas antes del ataque, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, aseguró que su país tenía “pruebas irrefutables” de que el presunto uso de armas químicas de Al Asad era un montaje de agentes extranjeros.

El presidente Emmanuel Macron, que el jueves había asegurado que tenía pruebas del ataque químico de Al Asad, sostuvo que el objetivo de las acciones era destruir “arsenales clandestinos de armas químicas” del gobierno sirio.

Mientras, la primera ministra británica, Theresa May, indicó que “no había otras alternativas” y que los ataques fueron limitados y diseñados para no intensificar las tensiones en la región.

Mattis había alertado previamente ante el Congreso que una potencial acción contra Damasco podría desencadenar “una escalada fuera de control” por lo que dijo que una de sus mayores preocupaciones es evitar que esto ocurra.

Un equipo de expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas llegó desde el jueves a Siria para investigar lo sucedido y estaba previsto que comenzarían sus operaciones sobre el terreno el próximo sábado, según informó en un comunicado la agencia con sede en Holanda.

Las armas químicas están prohibidas por leyes internacionales y en varias ocasiones el gobierno sirio ha sido acusado de utilizarlas en las ciudades tomadas por los rebeldes durante el conflicto interno que lleva más de siete años.

Reacciones

La comunidad internacional ha reaccionado de manera variada.

El secretario general de la OTAN, Jen Stoltenberg, tuiteó su apoyo a los aliados occidentales. Dijo que quienes utilizaron armas químicas “deben responsabilizarse de sus acciones”.

https://twitter.com/jensstoltenberg/status/984977683607060480

“Apoyo las acciones de Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra las instalaciones y capacidades de armas químicas del régimen sirio”, tuiteó Stoltenberg.

“La OTAN considera el uso de armas químicas inaceptable. Quienes las usen deben responsabilizarse de sus acciones”, agregó.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, expresó su apoyo y calificó la respuesta como necesaria y proporcional.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también manifestó el apoyo de su país.

John McCain, presidente del Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense y republicano quien a menudo ha sido crítico de Trump, aplaudió al presidente por tomar medidas militares contra Siria.

Sin embargo, advirtió que se necesitaba una “estrategia integral” y pidió al mandatario que determine sus objetivos.

En este mismo sentido, el senador demócrata Bob Menéndez dijo que “los ataques militares no sustituyen a una estrategia real”.

David Miliband, ex secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, dijo que las acciones militares pueden tener éxito solo cuando son parte de una estrategia política para alcanzar la paz, y que una ofensiva diplomática era más necesaria que nunca.

https://twitter.com/DMiliband/status/985164184852811778

https://twitter.com/DMiliband/status/985164186241110017

“Una estrategia no se trata solo de disuasión e inhabilitación”, escribió Miliband en Twitter. “Debe tratarse de construir la paz, con la presión adecuada sobre quienes participan en la guerra, para frenar la desestabilización en Siria de las vidas de los civiles y de la paz y seguridad regionales”.

De vuelta en EE.UU., el demócrata Tim Kaine fue más crítico y calificó al ataque como “imprudente” e “ilegal”, por no haber sido autorizado por el Congreso de EE.UU.

Expresó también su preocupación por que la acción pueda envalentonar a Trump para bombardear Irán o Corea del Norte.

El congresista republicano Thomas Massie consideró que la operación era “inconstitucional”.

https://twitter.com/RepThomasMassie/status/984964393489362944

“No he leído la Constitución de Francia o Reino Unido, pero he leído la nuestra y en ningún lugar de esta aparece la autoridad presidencial para atacar Siria”, tuiteó Massie.

Por su parte, Raed Jarrar, director de defensa de Oriente Medio y el Norte de África en Amnistía Internacional, llamó la atención de los gobiernos sobre el bienestar de los civiles sirios.

“Las personas que ya viven con miedo a perder sus vidas en ataques ilegales no deben ser castigadas por las presuntas violaciones del gobierno sirio”, dijo en un comunicado.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió a los miembros de la ONU sobre sus responsabilidades.

“Existe una obligación, particularmente cuando se trata de asuntos de paz y seguridad, de actuar de forma consistente con la Carta de Naciones Unidas y con la ley internacional en general”, dijo.

“Insto a todos los Estados miembros que muestren control en estas peligrosas circunstancias”, agregó.

Deja un comentario

x

Check Also

1,416 policías han sido cancelados en últimos 10 meses por faltas graves

SANTO DOMINGO.- Unos 1,416 policías han sido cancelados en los últimos 10 meses por la comisión de faltas y 1,603 ...