Home » Opinion » La ley que quiere Leonel

La ley que quiere Leonel

Partiendo del concepto extremadamente minimalista del presidente Leonel Fernández sobre el control legal del funcionamiento de los partidos políticos, la Ley de Partidos es absolutamente innecesaria en la República Dominicana.

Como consecuencia del largo debate al que ha sido sometida la ciudadanía en torno a la aprobación de la Ley de Partidos, principalmente en lo referente a la modalidad para escoger los candidatos a cargos de elección popular, muchos han llegado a creer, erróneamente, que los partidos serán regulados por primera vez cuando sea aprobada la referida norma partidaria.

A propósito de esta confusión, es pertinente aclarar que las entidades partidarias siempre han estado normadas por la Ley Electoral, la cual contiene 38 extensos artículos que regulan el funcionamiento de los partidos y agrupaciones políticas desde su fundación hasta su extinción.

En ese sentido, las novedades más significativas de la Ley de Partidos, en comparación con la Ley Electoral, serían las relativas a la implementación de la modalidad de primarias obligatorias, simultáneas y organizadas por el órgano electoral, así como la regulación de la contribución privada a los partidos y sus candidatos, con las cuales se le daría concreción al mandato de democracia interna y transparencia para el funcionamiento de los partidos, contenido en el artículo 216 de la Constitución Política.

También revisten importancia, la reglamentación de las precampañas y los límites a los gastos de campaña y precampaña, no obstante el constituyente haberle otorgado a la Junta Central Electoral la facultad de reglamentar directamente estas actividades, de conformidad con el párrafo IV del artículo 212 de la Carta Sustantiva.

Los demás temas, contenidos en los distintos proyectos de Ley de Partidos que reposan en el Congreso Nacional, forman parte de la vigente Ley Electoral 275-97.

Sin embargo, si triunfara el férreo criterio del aspirante a la presidencia de la República y presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández, compartido con otros líderes de la oposición, de que la Ley de Partidos no debe contemplar la celebración de primarias obligatorias, simultáneas y organizadas por el órgano electoral, por razones de inconstitucionalidad, el aporte de la esperada norma política sería insignificante.

Por otro lado, es importante destacar que tanto el líder del PLD como otros precandidatos y partidos emergentes que antes apoyaban que las elecciones internas de los partidos fueran simultáneas y organizadas por el órgano electoral, ahora se oponen, lo que de ser acogido por el Poder Legislativo haría menos atractiva la aprobación de la Ley de Partidos.

La Ley de Partidos que desea el presidente Fernández debe permitir que los partidos escojan voluntariamente la modalidad de elección de los candidatos, para que las élites partidarias influyan decisivamente en la escogencia de los mismos, mediante encuestas, asambleas, acuerdos, reservas, etc., pero de ningún modo primarias abiertas, que son las más democráticas.

Todo lo que propone Leonel Fernández está contemplado en la Ley Electoral, que solo requiere la realización de una convención para la escogencia de los candidatos, no contempla elecciones internas simultáneas, ni que la JCE organice las mismas, como si lo plantea el proyecto de Ley de Partidos que casi muere en la Cámara de Diputados.

Finalmente, ha quedado claro que la anacrónica Ley Electoral es la Ley de Partidos que quiere Leonel.

Deja un comentario

x

Check Also

Doble Presidencia

Por pura curiosidad, revisé la Sección II del Capítulo I del Título IV de la Constitución de la República, que ...