Home » Opinion » La Miseria

La Miseria

Por Manuel Hernandez Villeta.-

La miseria es dificil de acabar, en medio de un capitalismo voraz, indolente, en busca de mayores riquezas, que en ocasiones no toma en cuenta el desarrollo y bienestar del ser humano.

Para mantener los niveles de desarrollo y de paz, se hace necesaria la concertación entre Gobierno y sector privado. En vez de los enfrentamientos o el acorralamiento, se tiene que ir a discutir cara a cara los problemas centrales del país, y luego pensar en beneficios o posiciones personales.La lucha tiene que ser por la creación de una plataforma para mejorar las condiciones de vida de la comunidad.

En consecuencia, el primer paso es tratar de que llegue la comida y la medicina a los más pobres. El empleo seguro, para de esa forma atajar a los que salen a pedir a la calle, por carecer de la mínima seguridad social. Añada el techo y la escuela.

Las subvenciones colectivas y a grupos organizados de la sociedad, tienen que ser parte de ese paquete que busca mejorías sustanciales de los que no pueden más con un golpeante alto costo de la vida, donde la economía de mercado se impone a la fuerza.

Ni siquiera un reajuste de salarios sería suficiente para poder hacer frente a una crisis que acogota y golpea a los grupos más necesitados de la poblacion. Al Estado, sin ser el principal culpable, le toca llevar a cabo y ofrecer los paliativos y la soluciones parciales.

El sector empresarial no comprenden que la riqueza sin contenido social lleva a la marginalidad, las incoformidades sociales, los odios de clase, y el cierre del camino a la mayor parte de la población para que pueda mejorar sus niveles educativos y de vida.

En 18 meses se pueden dar pasos certeros, y se están dando, en la lucha contra la exclusión social. Es una labor que demanda el esfuerzo y la cooperación de todos los dominicanos. No puede ser una tarea única del gobierno.

Los empresarios plantearon a través de una de sus dirigentes que “hay una ceguera que está impidiendo ver como se nos está deshaciendo la viabilidad de la nación y como se erigen graves riesgos a la cohesión social que van desde el desempleo, las deficiencias de la educación, el clientelismo, la corrupción y la pobreza en amplios segmentos de la población”.

   Cierto, pero el gran empresariado al momento de hacer la crítica, se tiene que dar golpes en el pecho para determinar a donde llega su grado de culpabilidad, en una situación social que ellos conocen y señalan culpables, pero sin admitir su mea-culpa. Así no.

Deja un comentario

x

Check Also

La estrella de David

David Ben Gurion se levantó lentamente de su asiento en una pequeña sala del museo de Tel Aviv. Eran las ...