Home » Opinion » Murió Marina Díaz viuda Rodríguez, destacada profesora

Murió Marina Díaz viuda Rodríguez, destacada profesora

Murió en la ciudad de Puerto Plata, el martes 20 de septiembre de 2005, a las 11:00 P. M., la reconocida profesora y madre abnegada, señora Marina Díaz viuda Rodríguez, a la edad de 76 años. Su cadáver fue enterrado en el cementerio municipal de Puerto Plata al otro día, en horas de la tarde.

La profesora Marina Díaz viuda Rodríguez dedicó toda su vida al magisterio y a su hogar. Ejerció su apostolado de maestra  primarias en la parte baja de la ciudad de Puerto Plata.

Estuvo casada con el conocido antitrujilista y maestro de la sastrería, Félix Rodríguez Villamán. Fue una esposa en la buena y la mala.

Doña Marina Díaz formó toda una generación de jóvenes, que hoy en días son profesionales en diferentes ramas del saber humano, de los sectores: Ensanche Dubocq, Playa Oeste, La Viaria, Los Coquitos, etc., de Puerto Plata.

Su nombre completo era Sabás Marina Díaz, nacida en Puerto Plata, el 5 de diciembre de 1928, hija de Narcisa Díaz y de Luis Paiewonsky (a) Lulú.

Tuvo seis hermanos de madre: Guillermo, Antonio (fallecido), Luis (fallecido), Carlos (fallecido), Josefa y Elena. De padre tuvo varios hermanos.

Realizó sus estudios primarios de primero a cuarto curso en la Escuela de los Cincos Candados, dirigida por la profesora Olivia Capella, allí tuvo como profesoras: Carmen Irene Kunhardt, Amelia Ricard, Mercedes Torres, Consuelo Mimina Jiménez y otras.  Y de cuarto a octavo en la Escuela Antera Mota, regenteada por la profesora Mery Lightow. Fueron condiscípulas de ella: las hermanas Linda y Luisa Pelegrín, María Mercedes Disla, Elena Wells, Hilda Cevallos, Socorro Limardo, Lucrecia Reyes y otras.

Hizo los estudios secundarios en el Liceo Emilio Prud Homme de Puerto Plata, graduándose de Bachiller en Filosofía y Letras.

Desde temprana edad se inició como maestra en la Escuela de Los Cinco Candados, ubicada en la calle 30 de Marzo, de Puerto Plata, dirigida por la profesora Olivia Capellá.

De ésta escuela pasó a trabajar a la Escuela San José, regenteada por la Iglesia Episcopal Cristo Rey de Puerto Plata, ubicada en el Ensanche Dubocq, calle 3, desde el año 1960. En dicha escuela impartía de primero hasta quinto cursos de primarias. Además, enseñaba artes manuales y bordados.

Dicha escuela fue apadrinada desde su fundación por el Padre Thomas Osvald Basden. La misma recibió toda la ayuda necesaria de parte de los miembros de la Iglesia Episcopal Cristo Rey, de Puerto Plata.

Para esos tiempos la Iglesia Cristo Rey regenteaba  las estaciones de prédicas, como fueron: San Francisco, en Los Cocos, una Misión y Escuela Rural; y otra, estación de prédica y escuela San José, en Los Callejones, de Puerto Plata. Así como también, la Misión Virgen María, en el ingeniero de Monte Llano.

El Rdo. Basden, el Dr. Carlos Burrougghs y la feligresía de la Iglesia “Cristo Rey”, hicieron operativos de exámenes de las vistas, oídos y narices, para los distintos sectores de la parte baja de la ciudad de Puerto Plata y la profesora Marina Díaz apoyó

La Profesora Doña Marina Díaz siguió recibiendo el apoyo económico y moral en la Escuela San José del Rev. Ricardo Poster, cuando reemplazó al Padre Basden.

Marina Díaz casó con Félix Rodríguez Villamán (nacido en Puerto Plata, el 21 de febrero de 1925 y murió allí el 21 de febrero de 1984, hijo del Lic. Armando Rodríguez Victoria (1876—1972) y  de la señora Isidra Villamán Peña (a) Chía (1904—1998); y procrearon siete hijos: Marisela, Lewesky (a) Kiki, Amancia Clarivel, Juan Nicolás, Rafael Armando, Piedad Apolonia, y Juan Osvaldo Rodríguez Díaz (a) John. La gran mayoría de sus hijos son técnicos y profesionales y trabajan para diferentes institucionales y empresas puertopalteñas. Su hijo el Lic. Juan Nicolás Rodríguez Díaz, es licenciado en Educación, mención Matemáticas y actualmente es técnico de la Región de Educación de Puerto Plata, en las Pruebas Nacionales). También su hija Piedad se ha dedicado al magisterio.

La profesora doña Marina Díaz supo inculcarle a sus alumnos, ser ciudadanos íntegros, responsables y honestos. Ahí están sus frutos.

Fue una mujer apegada a su entorno familiar y que jamás se vio envuelta en problemas con nadie en el Ensanche Dubocq y mucho menos en Barrio Inví, de esta ciudad de Puerto Plata.

Su casa fue allanada en varias ocasiones por la posición política de su esposa Félix Rodríguez Villamán, de antrujillista y siempre apoyó a éste. Se preocupó por la educación de sus hijos.

Fue una maestra toda su vida, tanto en la escuela como en su hogar con sus hijos.

Sus alumnos la respetaron y amaron siempre por su cariño y entrega total al magisterio. A mitad de la década de los setenta fue pensionada por antigüedad en el servicio.

Continuó en su hogar de Barrio Inví, alfabetizando e impartiendo docencias a niños.

El nombre de la profesora Marina Díaz viuda Rodríguez ha quedado grabado como una de los auténticos y verdaderos maestros  de primarias de Puerto Plata.

¡Paz a sus restos!

Deja un comentario

x

Check Also

Entre el mito y la realidad

Sobre la base de mitos se atribuyó a la sociedad comunista un proceso permanente de evolución social que en realidad ...