Home » Deportes » Puertoplateña Arelis Reynoso es una madre y abuela de NBA

Puertoplateña Arelis Reynoso es una madre y abuela de NBA

SANTO DOMINGO. Para muchos, Arelis Reynoso es sólo la madre de la estrella de los Halcones de Atlanta, el dominicano Alfred “Al” Horford. Pero Reynoso también es periodista de profesión, carrera que su hijo mayor eligió, y aprendió a amar junto con ella.

“Desde niño, Al siempre me acompañaba a cubrir los eventos propios de mi oficio, y cuando no estaba en la escuela iba conmigo al trabajo. Como le tocó presenciar lo difícil que es tratar con atletas para fines de entrevistas, pienso que eso lo fue preparando para su vida como atleta profesional”, dijo.

Señaló que Al es respetuoso del trabajo de los periodistas, carrera que escogió para estudiar en la universidad, por lo tanto no ha tenido que intervenir en ese aspecto.

Su infancia

Reynoso apuntó que vivieron en Brasil, pasando una temporada con el padre de Al (Tito Horford), quien jugaba en un equipo profesional en Sao Paulo.

Al retorno de la familia al país, el niño Horford le dijo que no volvería a la liga de béisbol en la que ella lo había inscrito, porque el deporte que él quería practicar era el baloncesto. Para entonces él tenía 6 años y 5 meses.

“Mami, quiero aprender los fundamentos del juego, ahora que soy un niño, porque algún día estaré en la NBA”. Esas fueron las palabras exactas de Al a su madre.

Reynoso se sintió un poco incómoda, ya que su sueño era que él se convirtiera en un jugador de béisbol, sin embargo, entendió que debía apoyarlo en su interés por el baloncesto.

Lo inscribió en la Escuela de Baloncesto de Leandro de la Cruz, que funcionaba en las canchas al aire libre del Centro Olímpico. Luego, en cuarto de primaria, ingresó al Colegio De La Salle, donde, de la mano de Faisal Abel Hasbún y Fernando Teruel, el joven fue puliéndose en este deporte.

El sueño de NBA

Reynoso expresó que Al se fue a Estados Unidos a hacer sus estudios secundarios en Michigan, donde residen su padre y hermanos. Fue una decisión conjunta entre su hijo y ella, debido a sus planes de formarse en los estudios secundarios en EE.UU. y, posteriormente, ir a la universidad. La visión de Horford siempre fue llegar a convertirse en un jugador de la NBA.

“Estuve siempre animándolo a que persiguiera sus sueños, y motivándolo cada día, ya que todo lo que uno se propone puede lograrlo si se pone la voluntad, tener fe en Dios, trabajar en base a disciplina, entrega y sacrificios para lograr las metas”, afirmó Arelis.

Para Reynoso fue “una emoción inmensa, cuando escogieron a Kevin Durant en el draft. “Le dije que se preparara, que el tercero sería su nombre. La intuición de madre no me falló, y fue un momento mágico, porque verlo alcanzar su meta de toda la vida, fue una bendición de Dios”, dijo la orgullosa madre.

Su vida de abuela

“Ver al hijo de mi hijo, me ha dado una gran alegría que agradezco cada día a Dios este privilegio. Desde que nació Ean Joel, para mí ha sido revivir de nuevo el nacimiento de mi hijo. Tiene gestos muy parecidos a él, y unos ojos hermosos igualitos a los de Al. Se siente muy rico ser abuelita, porque no hay responsabilidad de por medio, sólo se disfruta cada gracia del baby”, explicó sobre su nueva etapa.

A todas las madres las exhortó a apoyar a sus hijos en los talentos que tengan por algún deporte o cualquier área en que muestren interés.

Anécdota de AL

“Una vez a sus 9 años, convocó a mis amigas más cercanas a una fiesta sorpresa de cumpleaños que él me organizó. Claro, él mismo había hecho una limonada, y le pidió a mis amigas que por favor llevaran picaderas para compartir. Fue un lindo gesto que me llenó de alegría, al ver que a tan temprana edad tuviera un detalle tan especial conmigo, y sobre todo hacerlo en secreto, sin que yo me enterara hasta que llegaron los invitados”, contó con alegría la también periodista.

FUENTE diariolibre.com

Deja un comentario

x

Check Also

Empatados, Yanquis de Nueva York y Medias Rojas de Boston dominan las Grandes Ligas

El abridor Sonny Gray lanzó ocho episodios y condujo desde el montículo el triunfo de los Yanquis de Nueva York, ...